García Moreno S1-47 y Rocafuerte / Bulevar 24 de Mayo y García Moreno, Quito - EC
(5932) 2283 882 ext. 100

Museología Educativa

¿Qué es?

El área de Museología Educativa es una unidad conceptual y operativa, cuyo objetivo es concebir, crear, implementar, enfocar, coordinar y dirigir su trabajo en función de la creación de experiencias significativas para el visitante a través de la conceptualización museológica de las exhibiciones, programas educativos y a la atención a los visitantes del Museo.

¿Qué hace?

  • Diseña experiencias
  • Genera programas de mediación
  • Nos capacitamos y actualizamos permanentemente

El modelo educativo del Museo se enmarca en el enfoque constructivista de la educación. Es decir, suscita la construcción del conocimiento mediante un diálogo horizontal entre los educadores del Museo, mediadores y educadores, los visitantes y los contenidos educativos.

Mediación educativa

Los mediadores son los responsables de este proceso que consiste en facilitar procesos de interacción entre los visitantes y los recursos expuestos en sala, seleccionando, organizando, reordenando, agrupando y estructurando estímulos. Los mediadores del museo ayudan a los visitantes a analizar situaciones y a desarrollar sus propias estrategias de acercamiento a los contenidos, valoran la experiencia, opinión y significados del visitante, promueven momentos de dialogo con los públicos, y se centran, no en explicar la importancia o no de los objetos museográficos, sino en la relación que se establece entre éstos y los visitantes.

Diálogos de Mediación: proceso de formación de los educadorxs del Museo de la Ciudad

Después de 22 años de trabajo, y con las problemáticas sociales ahondadas a partir de la crisis sanitaria a causa del Covid-19, el Museo tiene la necesidad de revisar sus discursos y prácticas en torno a los grandes relatos de la historia, desde una perspectiva crítica y relacional con el presente. En este contexto se propone el proyecto “Diálogos de Mediación: proceso de formación de los educadorxs” que tiene como objetivo actualizar, revisar y la dialogar las prácticas de mediación educativa que el museo ha venido desarrollando.

Durante el proceso, el equipo educativo trabajará en un programa de autoformación en torno a la memoria de la ciudad desde un enfoque de género, tareas de cuidado y reproducción de la vida, siendo la experiencia de cada miembro del equipo una de las principales herramientas de trabajo.

Queremos compartir contigo este proceso, cada semana encontrarás nuevo material sobre las actividades que realizamos.

Gracias al apoyo de Wambra Radio, el equipo educativo del Museo recibió un taller de contención emocional, sobre esta experiencia Javier Vargas, supervisor de mediación educativa, nos comparte sus impresiones en una corta entrevista.

Cuéntanos Javi, ¿cuál fue tu experiencia en este taller?

El taller fue muy interesante, la metodología ayudó muchísimo; nos hizo relajarnos con los juegos y dinámicas, cuando entramos en el trabajo nos acercamos a nuestras emociones, tanto las que teníamos como las que han ido surgiendo durante la pandemia. Fue una experiencia reconfortante.

Al conectarnos con nuestras emociones, sobre todo en un equipo tan diverso pueden surgir tensiones ¿se abordaron estas situaciones?

Sí, existió un espacio para liberar nuestras tensiones, pero esto fue una oportunidad para conocernos mejor, ver que algunos miembros del equipo están pasando por situaciones difíciles me conectó inmediatamente con un sentimiento de empatía y ganas de ayudar en la medida de lo posible.

¿Cómo influye el taller en tu vida personal y profesional?

nos ayudó a exteriorizar algunos sentimientos y emociones que vivido, sobre todo en este tiempo de pandemia, cada uno ha tenido diferentes circunstancias, algunos han perdido amigos o familiares y no lo sabíamos porque lo ocultamos detrás del trabajo y las actividades cotidianas.

Me ayudó a darme cuenta que es necesario hablarlo y estar más atento de quienes me rodean.

¿Qué significa para ti este proceso de autoformación?

En un inicio, cuando nos hablaron del proceso de autoformación no tuve claro qué íbamos a hacer, pero según vamos avanzando hemos ido valorando las actividades propuestas y su importancia, es un paso muy importante para nuestro trabajo diario.

Hemos empezado a tratar temas que aparentemente eran obvios, de los que estábamos seguros, pero cuando los empezamos a tratar en grupo salen muchas cosas nuevas.

Creo que la metodología ayuda mucho porque dejamos de recibir talleres a dar los talleres nos pone en otra situación y nos compromete.