El Museo de la Ciudad es un servicio cultural del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, que desarrolla proyectos sobre la historia de la ciudad y fomenta sus prácticas culturales. El MDC basa su producción en rigurosos procesos de investigación. En sus más de 10.000 m2 mantiene una exposición permanente sobre los procesos socio históricos de la ciudad y su zona de influencia geográfica y cultural. El museo ofrece, además, proyectos temporales de interés para la ciudadanía, que también itineran por barrios y parroquias.

El Centro de Arte Contemporáneo promueve y difunde prácticas artísticas y culturales contemporáneas a través de procesos de investigación y diálogo, con el objetivo de consolidar la participación de los diversos actores. En el 2015 el Centro de Arte Contemporáneo se reconoce, a nivel local y regional, como una plataforma activa de diálogo, acción, participación e incidencia de los actores culturales y sociales, en donde se generen procesos para el intercambio de conocimiento y experiencias, a través de las dinámicas y estrategias del arte, la cultura y la tecnología contemporáneos.

El Museo Interactivo de Ciencia es un mediador social y cultural, donde niños, niñas, jóvenes y adultos son protagonistas de cada exposición y actividad. El museo aplica criterios museológicos y educativos, en sus propuestas interactivas, para suscitar en el visitante emoción en torno al conocimiento científico.

Yaku Parque-Museo del Agua es un espacio de educación no formal, que desde lo lúdico e interactivo, posibilita la reflexión y la valoración del agua como fuente de vida. Debe su nombre a la voz Kichwa Yaku, que significa “Agua”. Se ha constituido como un punto de encuentro y recreación ciudadana, que invita a la construcción de conocimientos, valores y afectos sobre el líquido vital; inmerso en la trama de la vida, en una permanente relación de ida y vuelta, entre el ser humano- el agua- y el ambiente.

Hace 10 años, las monjas de la Comunidad de Carmelitas Descalzas de Quito se propusieron compartir su patrimonio con el mundo. Tenían el anhelo de abrir un museo que mostrase su historia y su herencia cultural y, a través de él, transmitir su espiritualidad hacia todas las personas. La Alcaldía Metropolitana de Quito apoyó este anhelo y, a través del Instituto Metropolitano de Patrimonio y la Fundación Museos de la Ciudad, firmó un convenio de cooperación con el Monasterio del Carmen Antiguo de San José, el hogar de las Carmelitas Descalzas.