Para contar la historia, el Museo de la Ciudad se apoya en personajes teatrales capaces de evocar momentos trascendentales del pasado y provocar emociones intensas en el público. Esta propuesta es parte de la pedagogía que usa al arte como una herramienta didáctica y lúdica.